bicicleta
Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo

El pasado  27 de abril el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, presentó el programa “Rueda Seguro” el cual brinda apoyo a los ciclistas en caso de que sufran algún accidente, muerte y reparación de rines y llantas.

Durante su discurso en el Antiguo Palacio de Ayuntamiento, el jefe de gobierno comentó que en lo que va de su administración se han invertido 850 millones de pesos en infraestructura a favor del uso de la bici, como ciclovías, biciestacionamientos, entre otros. También comentó que el número de accidentes en la capital se ha reducido pero que se continuará con las medidas para impulsar el Reglamento de Tránsito, la entrega de chalecos y placas reflejantes.

La realidad es que ahora el uso de la bicicleta responde a la necesidad de una movilidad sustentable dentro de esta gran capital pero la poca y pobre infraestructura hace que los ciudadanos tengan temor, incluso desconfianza, en circular por las calles.

El promover el uso de la bicicleta entre la población mexicana es benéfico y no solo por el cuidado del medio ambiente, sino además porque el traslado diario en transporte (ya sea microbús, metro o cualquier otro) se vuelve cada día más caótico y estresante, el usar la bici como medio habitual para movernos también nos ayudaría a economizar nuestro bolsillo porque, como ya es conocimiento de todos, el transporte público incrementó el pasado 27 de abril.

Para poder adoptar la bicicleta como nuestro medio principal de transporte, es importante mencionar que tenemos una responsabilidad compartida tanto ciclistas como automovilistas, que se debe también fomentar la cultura cívica en todos los sentidos para tener una convivencia mejor en la sociedad. No basta con obtener beneficios y derechos, también las obligaciones deben ser parte de cada individuo.

En esta liga se puede hacer el registro para entrar al programa “Rueda Seguro” http://www.ruedasegurocdmx.com/ruedasegurocdmx/index.php

“A rodar se ha dicho”.

Me Gusta
Like Lo Amo Haha Wow Triste Enojo