Por alguna extraña razón, después de años de no abrir mi primer cuenta de correo electrónico, tuve el impulso de hacerlo; recordé entonces que en realidad la razón para acordarme de que esta cuenta existía era por el sencillo motivo de buscar un ensayo que me habían enviado ya hace algún tiempo a mi mail.

Así que buscando entre los miles de correos acumulados , hice  sin querer un flash back (vuelta repentina y rápida del pasado) de lo que ha sido mi vida los últimos 13 años, es curioso ver que con un simple tecleo puedes encontrarte con tu pasado, recordé que hace 15 años otras personas estaban en mi vida, amigos que actualmente ya no son parte de mi presente, anécdotas que poco a poco van construyendo la persona en la que te conviertes, volví a reír leyendo lo que en su momento estaba de moda, los correos llamados “cadenas”, chistes, fotografías, mensajes con el único fin de enviarme un saludo, etc.

Volví a leer aquellas viejas charlas de lo que acontecía en el momento, de todo y nada, descubrí entonces que en algún momento de mi vida estuve enamorada de ti, de él, de la vida, del amor… y no lo recordaba, estuve leyendo tus viejas cartas en las que el contexto era una fría redacción o una ciudad caótica, la desolación, la euforia, correos con un ir  y venir de sentimientos.

Pláticas entre amigas con  consejos quizá con los temas más banales que pueden existir, ¿Pero que puede hablar uno a los 17 años? Reí y lloré a la par, cada palabra, cada correo, con una infinidad de sentimientos. Es increíble ver la cantidad de personas que van construyendo tu historia de vida. Te das cuenta de que algunos de tus planes de vida cambiaron y otros se cumplieron.

La experiencia fue algo así como ver tu película en facebook, es curioso que en aquellos años la sensación del momento era correo electrónico y con el paso del tiempo haya quedado atrás, seguramente si no han abierto su primer cuenta de mail les suceda lo mismo. Lo cierto es que  agradecí a mi correo permitirme echarle un vistazo a mi pasado, recordar, llorar y sonreír, elimine aquello que definitivamente no necesitaba y aunque suene cursi y trillado deje atrás lo que ya no debía estar más, conserve lo importante y lo deje guardado, como lo que es, pasado, historia, así que puedo decir que vi mi vida en un e.mail.

Por: Jacqueline Viaaney  Servin Gonzalez